Coulan o muerte por chocolate


Coulan o muerte por chocolate
INGREDIENTES
250 g de chocolate negro
150 g de azúcar
200 g de mantequilla
6 huevos medianos
120 g de harina (si es de repostería mejor)
1/2 cucharadita de canela en polvo
1 pellizco de sal fina
2 cucharaditas de cacao en polvo
La ralladura de media naranja
Lo primero es hacernos con los envases, yo los he comprado en Mercadona. Los típicos para flanes de papel
aluminio, vienen 15 y están a 1,35€. Perfecto.
Untamos las 10 flaneras con mantequilla sin sal y espolvoreamos con harina.
Separamos las claras de las yemas y las batimos a punto de nieve como si fuese merengue.
Por si no sabéis hacer el merengue, el truco para que te salga sin problemas es mezclar las claras de huevo a temperatura ambiente (no demasiado frías) con una pizca de sal y después echar el azúcar. Batimos un poco más hasta que suban y queden firmes, en el bol no debe haber ni un sólo resto de grasa o las claras no subirán. Luego manejad el merengue con una espátula de silicona.
Batimos las yemas con una cucharada de azúcar glass hasta que hagan espuma. Añadimos el cacao en polvo, un pellizco de sal y la canela en polvo. Removemos con una cuchara de madera.
En el mismo bol donde tenemos la crema de las yemas añadimos la harina tamizada y removemos con una espatula de silicona hasta que no queden grumos. Añadimos las claras a punto de nieve y mezclamos poco a poco hasta que quede todo ligado.
Preparamos en un bol el chocolate y la mantequilla. Lo introducimos en el micro durante 4 minutos a temperatura baja, luego batimos la mezcla con un tenedor hasta que quede una crema. Rallamos la media naranja y la echamos a la crema de chocolate.
Juntamos la crema de chocolate con la anterior crema y mezclamos bien con una cuchara o espatula de silicona.
Metemos toda la crema del coulant en una manga pastelera, así será más fácil rellenar los envases. Sino tenéis manga usad una cuchara con cuidado. No rellenéis todo el envase puesto que el bizcocho crece en el horno.
HORNEADO DE LOS COULANT:
Precalentamos el horno a 200º. A los 5 minutos bajamos a 180º
Aquí tenemos 2 opciones:
Si congelamos los coulant, introducimos en el horno durante aproximadamente 15‐16 minutos. Cada horno es un mundo, esto sólo lo sabréis haciendo pruebas, en el mío con 15 minutos queda perfecto.
Si la masa está recién hecha, metemos los moldes de coulant al horno durante 9‐10 minutos.
Dejamos enfriar un par de minutos y desmoldamos en un plato de color claro, queda muy bien el contraste. Podemos espolvorearlo con un poco de azúcar glass o con cacao en polvo. Este postre debe de tomarse caliente aunque en verano le va genial una bola de helado, el contraste es fabuloso. Y para los más atrevidos puede cubrirse con más chocolate caliente.

Entradas populares de este blog

PREPARACIÓN DULCE DE ZANAHORIA: