Masa delgada

Masa delgada
3 T harina para pan
7/8 T agua tibia
1 cda manteca vegetal (Crisco)
1 cdta levadura activa seca
1 cdta sal
½ cdta azúcar
■ En un mezclador apropiado para
amasar, coloque el agua, manteca,
levadura y azúcar. Mezcle a fondo hasta
que la levadura se disuelva por
completo. Agregar harina y sal. Mezclar
a baja velocidad hasta que se mezcle la
mayoría de la harina y el agua; continué
amasando 10 minutos. La masa lucirá
floja y poco consistente al principio pero
eventualmente formará una bola
cohesiva. No debe quedar harina o
migajas en el bol.
La masa debe ser de alguna manera seca
y densa. Colocar la bola en un bol
grande y cubra firmemente con
envoltura plástica. Deje subir 24 horas
en el refrigerador antes de usar. Cabe
destacar que este tiempo de 24 horas es
muy importante, esencial para que la
masa tenga su textura característica y,
mas importante, su sabor único! Nunca
pase por alto este paso.
Precalentar el horno a 500F una hora
antes de hornear la pizza. Voltee la
masa sobre una superficie amplia
espolvoreada con harina. Con ayuda de
un rodillo, extienda para lograr una base
sumamente delgada y formar un círculo
de 61 cm (24 pulg) o mas grande. Si esta
trabajando con una bandeja con
cortador(recomendado), espolvoree la
bandeja ligeramente con harina,
coloque la masa en la bandeja y
desgasifíquela. Con el rodillo, quite el
exceso de masa que rebosa los lados de
la bandeja. Si desea cocinar la pizza
directamente sobre una piedra pizzera
(sin bandeja), coloque la masa sobre una pala pizzera,
desgasifique y doble los bordes (2,5 cm -
1 pulg) por todo el borde de la pizza y
golpee para formar un labio o reborde
levantado.
Seguidamente, precocine la base
durante 4 minutos antes de agregar salsa
o ingredientes de relleno. Retire la base
del horno y elimine las bolsas de aire
que pudiera haberse formado.
Agregue la salsa, queso mozzarella
rallado y sus ingredientes favoritos.
Continúe horneando, rote la bandeja
media vuelta para que se cocine de
manera pareja hasta que la base dore
suficientemente, aproximadamente 10 a
15 minutos. Retire la pizza del horno y
deslice la pizza fuera de la bandeja
sobre una rejilla de enfriamiento o un
tablero de cortar. Deje enfriar 5 minutos
antes de transferir a una bandeja de
servir. Este paso permite que la base se
mantenga firme mientras se enfría; de
otro modo, el vapor atrapado la
ablandaría. Una vez fría, use un
cortador de pizza para cortar las
porciones y ¡buen provecho